COVID-19: ¿cómo enfrentar la inacción del gobierno en términos fiscales?
Klaus Gérman Phinder
Por: Klaus Gérman Phinder
Martes 21 de abril de 2020

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador parece que ignora todas y cada una de las recomendaciones fiscales de organismos internacionales para mitigar los daños de la contingencia ocasionada por el Covid-19.


Instituciones globales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) han sugerido políticas financieras que han sido acatadas por la mayoría de los países del mundo, excepto algunos como Venezuela y México.


El FMI señaló que México no ha implementado absolutamente ninguna medida de apoyo tributario para aminorar el impacto de la crisis que afecta a empresarios y ciudadanos por igual.


La OCDE puso en funcionamiento su programa “Monitoreo de las políticas por país”, señalando que México ha adoptado algunas medidas sociales, sin embargo ninguna de tipo fiscal.


Por su parte, la CEPAL, a través de su “Observatorio COVID-19 en América Latina y el Caribe” comunicó que nuestro país no ha aplicado medidas en políticas públicas, económicas y sanitarias frente a la pandemia.


¿Qué medidas no se han tomado?


La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) reveló mediante un informe varias medidas tributarias que han sido tomadas por otros países en el mundo, y si bien no todos han acatado todas la medidas, al menos han seguido algunas, sin embargo México no ha adoptado ninguna.


Las medidas a las que el gobierno mexicano ha hecho caso omiso son:

  • Plazo de prórrogas.

  • Aplazamiento de impuestos.

  • Suspensión de sanciones y recargos.

  • Planes de pago de impuestos.

  • Suspensión de recuperación de impuestos atrasados.

  • Devoluciones más rápidas a los contribuyentes.

  • Suspensión de auditorías.

  • Mejores servicios y comunicación para contribuyentes.


Además, el Gobierno Federal ha sido uno de los que menos producto interno bruto (PIB) ha destinado para contrarrestar la crisis.


Según un reciente estudio de Bloomberg, México solo habría destinado el 0.012% del PIB para luchar contra el Covid-19, mientras que otros países han puesto a disposición más del 5%.



Aunque desde el gobierno no exista ninguna acción formal en términos fiscales, Héctor Romo, Socio de Impuestos de la firma mexicana KPMG, recomienda tomar en cuenta estas medidas para optimizar el flujo de efectivo.


1. Utiliza los recursos que prevé la ley

  • Solicita la disminución de pagos provisionales del impuesto sobre la renta (ISR) a partir del segundo semestre de 2020, cuando se estime que el coeficiente de utilidad utilizado durante el primer semestre es mayor al del propio ejercicio 2020.

  • Posibilidad de disminuir la Participación de los Trabajadores en las Utilidades pagadas durante 2020, a partir del pago provisional del mes de mayo, y en una octava parte acumulativa hasta diciembre de 2020.

  • Pago diferido de contribuciones hasta por 12 meses.


2. Deduce las cuentas por cobrar del ISR


La contingencia afectará la recuperación de las cuentas por cobrar con los clientes. Por esta razón es importante tomar en cuenta que las cuentas por cobrar de entre 5,000 pesos y 30,000 unidades de inversión (aprox.193,236 pesos), que hayan cumplido más de un año de haber incurrido en mora, podrán deducirse para efectos del cálculo del ISR.


Las recomendaciones de Romo se inclinan la optimización del flujo de efectivo de las empresas considerando los caminos contenidos en la Ley para lograrlo.


Es necesario que el gobierno tome acciones que eviten el deterioro de nuestra economía, pues las consecuencias se sentirán durante todo el año y no podremos aspirar a una recuperación sino hasta a partir del 2021.


Klaus Gérman Phinder
Director de Desarrollo Corporativo de AB Estudio de Comunicación.
Presidente de la Revista Ganar-Ganar y Ganar-Ganar TV